09/05/06

¡Enseñemos a consultar los catálogos en clase!

Al ser profesor interino en pocos años de trabajo he pasado por una decena o más institutos y creo que en ninguno de ellos se había dedicado ni una sola hora de clase a explicar a los alumnos la utilidad de utilizar los catálogos de las bibliotecas cuando necesitan documentarse sobre un tema. Es una actividad ALFIN concreta relativamente sencilla pero muy provechosa, especialmente para los alumnos de bachillerato que han de recopilar información para su trabajo de investigación (obligatorio en Cataluña, donde se contabiliza como una asignatura más en 2º de Bachillerato). En este sentido, recuerdo que en uno de los institutos en que trabajé se daba a los alumnos un dossier muy didáctico y detallado sobre la metodología a seguir en la elaboración de un trabajo de investigación, pero que al llegar al apartado sobre cómo buscar información flojeaba bastante. Básicamente venía a decir que ser puede buscar en Internet, y adjuntaba una lilsta de cuatro o cinco buscadores, o también en una biblioteca, y adjuntaba un listado de nombres y direcciones postales de todas las biliotecas públicas de Barcelona y Santa Coloma de Gramenet.
Y ya puestos, ¿no estaría bien mostrar a los alumnos los tipos de búsqueda que pueden hacer (por título, autor, materia, palabra clave, con operadores booleanos, etc.)? ¿Y cómo interpretar las fichas de los documentos (isbn, signatura topográfica, etc.)?Intentar hacerlo es, desde mi punto de vista, una responsabilidad nuestra (¡otro tema es durante qué horas de clase!). Los alumnos deben haberse ejercitado en la consulta de catálogos antes de afrontar un trabajo de investigación y no debemos esperar que aprendan sólos

ALFIN contra la desigualdad de oportunidades

Leo en el diario El País del pasado 27 de abril de 2006 el siguiente titular: "El 72% de los hijos de los obreros deja de estudiar tras la ESO". La noticia se hace eco de un trabajo titulado Desigualdades tras la educación obligatoria: nuevas evidencias, elaborado por el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Barcelona Jorge Calero per encargo de la Fundación Alternativas. En éste se pone de relieve que la proporción de jóvenes españoles que cursan estudios reglados después de la ESO es muy inferior a la media de la Unión Europea. De hecho, muchos estudiantes (sobre todo chicos) "abandonan" antes de acabar la ESO, aunque físicamente continúen en las aulas. Según Calero, este hecho se ha aprovechado desde posiciones conservadoras para responsabilizar en exclusiva a los estudiantes de su "fracaso", eludiendo así cualquier responsabilidad de las políticas educativas aplicadas. De hecho, esta lógica es que adopta la Unión Europea, en la que tras los discursos rimbombantes sobre llegar a ser la economía basada en el conocimiento más competitiva del mundo, sobre el aprendizaje a lo largo de toda la vida, etc. hay un traspaso a los ciudadanos de la responsabilidad (creo que algo similar le leí a Armand Mattelart) de "construir su empleabilidad". Pero...¿acaso todos parten en igualdad de condiciones? Los datos del trabajo de Calero demuestran que no y por lo tanto corremos el riesgo de que se perpetúen y crezcan las desigualdades sociales. En efecto, según datos de la OCDE del año 2004 un 72 % de los hijos de trabajadores manuales no cualificados y casi un 50 % de los hijos de trabajadores manuales cualificados no sigue estudios de bachillerato o ciclos formativos a la edad de 16 o 17 años, mientras que este porcentaje no llega al 15 % en el caso de hijos de profesionales de grado superior. ¿Estarán en condiones de "remontar" y entrar dentro de la espiral del aprendizaje permanente? Creo que si antes de "desconectar" de la escuela han participado en actividades ALFIN lo tendrán un poco más fácil y por lo tanto cualquier esfuerzo por planificar actividades ALFIN en la ESO es deseable.

06/05/06

Manifiesto para la educación en comunicación audiovisual

Leo el siguiente titular en el diario digital en catalán LaMalla.net:´"Els usuaris dels mitjans demanen una assignatura obligatòria sobre comunicació audiovisual" (Los usuarios de los medios piden una asignatura obligatoria sobre comunicación audiovisual). Confieso que la primera reacción es la de pensar que ya está bien de enredar con la creación de nuevas asignaturas, que si educación para la ciudadanía, que si educación vial, que si educación sexual, que si comunicación audiovisual...¿Y por qué no sobre documentación digital? ¿O sobre servicios de información y documentación? ¿O sobre servicios y productos bancarios?
Creo que no soy el único docente al que desagrada la facilidad con que se atribuye genéricamente a la escuela (y por extensión a sus profesionales) cualquier problema aparentemente nuevo que se detecta (accidentes de tráfico, botellón, interrupciones de embarazos, anorexias, etc.), como si la escuela fuese responsable de todo.
Pero volviendo al artículo de LaMalla.net, el titular y el texto más que informar desinforman. Y es que si leemos la fuente de información original a la que se refiere, es decir, el manifiesto del Fòrum d'entitats de persones usuàries dels mitjans audiovisuals éste no demanda, como dice la noticia "que los centros de secundaria ofrezcan de forma obligatoria una asignatura específica sobre comunicación en los niveles de educación infantil y primaria, de los 3 a los 12 años" (¡cosa imposible, por otra parte! ) sino que pide que se incluyan contenidos de educación audiovisual y multimedia en determinadas asignaturas tanto de primaria como de secundaria. Entiendo que se trataría más bien de utilizar materiales audiovisuales y multimedia de manera crítica en las diferentes áreas del currículum, lo cual parece razonable, por la misma razón que yo no defendería la creación de una asignatura sobre bibliotecas, sino que más bien intentaría fomentar un uso efectivo de éstas como recursos para el aprendizaje y la investigación en todas las áreas del currículum. Por otra parte, el manifiesto también demanda la oferta obligatoria en todas las etápas de la educación secundaria (¿quiere decir ESO y Bachillerato?) de una asignatura optativa sobre comunicación audiovisual i multimedia. Más allá de la viabilidad o conveniencia de la propuesta, queda claro que si queremos informarnos sobre cualquier tema debemos acudir siempre que sea posible a las fuentes de información originales porque a veces incluso los periodistas (que en general todos recordamos como estudiantes competentes en su paso por la secundaria) contribuyen a la confusión en que vivimos inmersos por la saturación de informaciones y desinformaciones característica de la época en que vivimos.

10:50 Anotado en Noticias | Permalink | Comentarios (0)