09/05/06

ALFIN contra la desigualdad de oportunidades

Leo en el diario El País del pasado 27 de abril de 2006 el siguiente titular: "El 72% de los hijos de los obreros deja de estudiar tras la ESO". La noticia se hace eco de un trabajo titulado Desigualdades tras la educación obligatoria: nuevas evidencias, elaborado por el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Barcelona Jorge Calero per encargo de la Fundación Alternativas. En éste se pone de relieve que la proporción de jóvenes españoles que cursan estudios reglados después de la ESO es muy inferior a la media de la Unión Europea. De hecho, muchos estudiantes (sobre todo chicos) "abandonan" antes de acabar la ESO, aunque físicamente continúen en las aulas. Según Calero, este hecho se ha aprovechado desde posiciones conservadoras para responsabilizar en exclusiva a los estudiantes de su "fracaso", eludiendo así cualquier responsabilidad de las políticas educativas aplicadas. De hecho, esta lógica es que adopta la Unión Europea, en la que tras los discursos rimbombantes sobre llegar a ser la economía basada en el conocimiento más competitiva del mundo, sobre el aprendizaje a lo largo de toda la vida, etc. hay un traspaso a los ciudadanos de la responsabilidad (creo que algo similar le leí a Armand Mattelart) de "construir su empleabilidad". Pero...¿acaso todos parten en igualdad de condiciones? Los datos del trabajo de Calero demuestran que no y por lo tanto corremos el riesgo de que se perpetúen y crezcan las desigualdades sociales. En efecto, según datos de la OCDE del año 2004 un 72 % de los hijos de trabajadores manuales no cualificados y casi un 50 % de los hijos de trabajadores manuales cualificados no sigue estudios de bachillerato o ciclos formativos a la edad de 16 o 17 años, mientras que este porcentaje no llega al 15 % en el caso de hijos de profesionales de grado superior. ¿Estarán en condiones de "remontar" y entrar dentro de la espiral del aprendizaje permanente? Creo que si antes de "desconectar" de la escuela han participado en actividades ALFIN lo tendrán un poco más fácil y por lo tanto cualquier esfuerzo por planificar actividades ALFIN en la ESO es deseable.